miércoles, 2 de noviembre de 2011

La visita a Santa Genoveva




Santa Genoveva es la patrona de París. Nacida en Nanterre en 423 de padre romano y madre griega, por una inspiración divina y sobre todo, la resolución de su carácter, impele a los parisinos en 451 a no huir de la ciudad y resistir a los hunos, confederación de hordas bárbaras mongolas que finalmente sería derrotada ese mismo año en la batalla de los Campos Cataláunicos por Aecio y sus aliados germanos, conducidos por el visigodo Teodorico I.

Tras 89 años de piadosa existencia, es inhumada en la iglesia consagrada a los apóstoles Pedro y Pablo, que años antes erigiera Clodoveo I, obedeciendo a la insistencia de la santa. A Clodoveo y a la reina Clotilde precisamente iría Genoveva a acompañar en su lecho de muerte.

Durante la Revolución Francesa sus restos fueron profanados: el ataúd fue fundido y los huesos fueron quemados y esparcidos por el río Sena. El recinto donde se encontraban fue tranformado en el Panteón francés. En verdad, ese "recinto" era la iglesia que en homenaje a Santa Genoveva y para albergar sus restos mortales, dispuso se erigiera Luis XV en 1764. Las obras sin embargo se demoraron 26 años, y cuando estaban prontas a ser consagradas como templo católico en 1790, las autoridades revolucionarias dispusieron el cambio por un destino más jacobino (la Asamblea Nacional resolvió en 1791 que el edificio se destinara a templo laico para albergar a los muertos ilustres de la patria).


No puede dejar de mencionarse que el emperador Napoleón I, en 1806, con su encomiable capacidad pragmática y política, sin que el edificio abandonara su carácter de Panteón de Francia, le agregó el de iglesia consagrada a la Santa Patrona de París. En 1830 la "Monarquía de Julio" le vuelve a eliminar el carácter sacro, y pasa a denominar a la construcción "Templo de la gloria". Con la Segunda República, entre 1848 y 1851, las cosas se clarificaron más: el edificio se llamó "Templo de la humanidad". Después de una breve restauración durante el Segundo Imperio, la Tercera República reafirmó el uso laico del Panteón, fundamentalmente a propósito de las exequias de Víctor Hugo en 1885.

Hasta hoy día el Panteón alberga también los restos de Émile Zola, Marie Curie, Jean Jaurés, Jean Moulin, Louis Braille, Jean Monet y del arquitecto del edificio, Jacques-Germain Soufflot. Alejandro Dumas ingresó al Panteón recién en 2002. De entre los idéologos burgueses pueden mencionarse a Voltaire y a Rousseau. Como ejemplo de los convulsionados y aciagos días que deparó al mundo la revolución francesa, Marat, que allí estuvo luego de una justiciera puñalada en su propia bañera en 1793, fue retirado en 1794.


Santa Genoveva, además de patrona de París, es patrona de la Gendarmería Nacional francesa y de los fabricantes de velas (en honor a las visitas nocturnas que ella hacía a la basílica de San Dionisio).

Los españoles veneran a Santa Genoveva Torres Morales (canonizada en 2003 por Juan Pablo II), nacida en Almenara el 3 de enero de 1870, y muerta casi exactamente 86 años después, un 5 de enero de 1956. Mujer de vasto sufrimiento, que culmina (pero no termina, pese al equívoco semántico tan difundido actualmente) en su adolescencia con la amputación de una pierna, desarrolla una abnegada e intensa obra piadosa, a través de la fundación de la Sociedad Angélica en 1911, que se consagra como orden diocesana el 18 de diciembre de 1925. Desde ese momento, con sede central en Zaragoza, la orden se extiende por muchas ciudades, aunque debe sufrir las persecuciones de la República y luego los estragos que los "rojos" producen en el marco de la Guerra Civil (¿un paralelismo con su remota homónima?), y pierde varias de las casas de la orden, que son recuperadas por su empeño y determinación algunos años luego de vuelta la paz a su tierra.

Anoche soñé que visitaba un santuario en una gruta, una suerte de ermita excavada en una montaña, que tenía varias salas conectadas, como las capillas que se disponen en los laterales de las iglesias. En una de ellas, con las paredes bien lisas y blancas, de planta de forma trapezoidal (con la cara menor en la abertura), se distinguía una imagen bien blanca, de una virgen o de una santa, rodeada de muchas velas encendidas. Recuerdo que se hablaba -no está bien clara la procedencia del mensaje, pero sí la conciencia de que era algo sabido por todos los presentes en el recinto- de que era "el Santuario de Santa Genoveva". Mucha gente lo visitaba, aunque entendí en el sueño, que más por afán turístico y por curiosidad histórica que por devoción.

Como desconocía de quién se trataba la santa en cuestión, a la mañana me puse a averiguar algo sobre ella, que finalmente me llevó a las dos mujeres que he mencionado. Nunca estuve en París, y reconozco que en materia de viajes, es mi gran asignatura pendiente. Como suele sucederme, aquellas cosas a las que les doy demasiada trascendencia quedan postergadas para un momento ideal y pleno que por lo menos, suele demorarse mucho. Es así que a veces pasan años antes de que estrene alguna corbata, porque me parece demasiado linda como para "quemarla" en una jornada laboral cotidiana.

En el sueño también se dejaba saber, aunque también desde una esfera superior a la vivencia, como una información previa y apócrifa, que el santuario en cuestión estaba en Australia. Resultaba bastante curiosa la locación, siendo preliminarmente un país mayormente protestante. Digo "preliminarmente", puesto que, informado sobre el asunto, parece que el último relevamiento se hizo en 2001 y arrojó un 68% de cristianos. Esos cristianos se dividen en un 41% de protestantes y un 27% de católicos, con lo que los protestantes no son la mayoría, sino la primera minoría, aunque con changüí suficiente como para ganar sin balotaje.

Lo cierto es que, cuando agregué "Australia" a la búsqueda de "Santa Genoveva" en la espléndida biblioteca de Alejandría que es Internet, me encontré con resultados inverosímiles y sin sentido. Ello así, salvo en un caso: el pasado 20 de octubre de 2011 el Papa inauguró en Roma la "Domus Australia", una capilla y albergue para peregrinos australianos. Noticia que desconocía en absoluto, y que aún ahora que la conozco no deja de asombrarme. No me imaginaba que había tantos peregrinos australianos como para merecer una instalación tan importante. Y debo aclarar, por las dudas, que peregrino no es lo mismo que turista. Quien se aloje en la "Domus Australia" deberá hacerlo con circunspección, respeto y un régimen bastante monacal...

La imagen que vi en mis sueños, puede parecerse tanto a la Santa Genoveva de París:


...como a la imagen de Santa Genoveva Torres Morales que el Papa bendice luego de ser ubicada en una hornacina en la parte posterior externa de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, en 2006:


Después de todo, cómo saberlo. A ninguna de las dos la había visto jamás en mi vida.

Entre las diversas interpretaciones de los sueños que circulan por allí, puede mencionarse:

"Dependiendo en gran medida de la religión y creencias propias del soñante, este sueño suele ser un buen presagio y anuncia beneficios, no necesariamente económicos en la vida. Es generalmente un indicador de que se tienen las condiciones necesarias para que nuestra propia vida se desarrolle sin contratiempos y advierte que no debemos desviarnos del camino actual que es el correcto, y que si se sigue este camino nuestra vida estará llena de paz y libre de preocupaciones. El sueño puede variar ampliamente en su significado dependiendo de qué santo se sueñe y las condiciones y circunstancias en que el santo o santa aparezcan".


Si afrontamos la cuestión desde los números de la quiniela, el asunto se circunscribe al 60: "la Virgen"; y el 77: "pierna de mujer". Aunque no le he jugado a ninguno de los dos, porque no sé si creo en esas cosas.

17 comentarios:

carancho dijo...

Que sueño loco, don Occam.
Yo normalmente me olvido lo que sueño.
Será una señal de algún tipo?
Me gusta la idea de un viaje a Australia...

Leandro dijo...

Artículo cúlmine, señor.
Que no culmine...

La importancia que suelen dar los adoradores del no-dios Razón a los lugares sagrados para los religiosos, aún cuanto mas no sea para resignificarlos, le da un sentido vibrante a la expresión "religión política".

Como a carancho, bien me agrada la idea de un viaje a Australia. Cuántos sponsors hay que meterle al blog como para sortear una escapadita?

Un cordial saludo.

Occam dijo...

Estimados Carancho y Leandro: La verdad, primera vez que tengo un sueño tan clarito con esa temática, y encima, con un nombre de santa tan particular, que quedó grabado en la memoria conciente. Por suerte, lo conté apenas me desperté, y eso me permitió consolidar la vivencia, porque por lo general, olvido los sueños apenas me despierto, o al ratito. De los de anoche, por ejemplo, no recuerdo absolutamente nada.
El asunto de las señales suele ser complejo, porque generalmente la señal viene por un costado tan sutil y enrevesado, que es casi lo mismo si no se hubiera producido (al menos, a juzgar por las películas). La evaluación de su eficacia siempre se hace ex post, cuando ya se te cayó el balcón sobre la cabeza.
En cuanto al viaje a Australia, o a París, o incluso a Zaragoza... qué decirle, con lo que a uno le gusta andar por el mundo.
El problemita más inmediato, sin considerar lo bien que vendrían algunos sponsors, es hacerme de algunos dólares con la venia de la estrictísima AFIP [que, he podido comprobar casi de primera mano, estuvo negando el derecho a comprar divisas (concretamente, menos de mil) a gente que gana en blanco por mes casi 10.000 dólares, o a empresas que han facturado el año pasado casi 2 millones de verdes].
Caso contrario, no sé qué tan lejos podré llegar con nuestros atípicos (por sus extrañas numeraciones, sobre todo, desde la tercerización de su impresión en Brasil) pesitos nacionales y populares. ¿Alguien sabe a cuánto los toman en Australia? ¿O cuántos euros puedo comprar con un billete de 100 pesos en Europa?

Un cordial saludo a ambos.

gammexane dijo...

Muy loco el sueño, espero que se cumpla el presagio y muchas gracias por la clase de historia.

gammexane dijo...

Me olvidaba, en cuánto a viajar, una vez me dijeron una cosa que me quedó grabada:
-Cuándo tenes ganas y tiempo, no tenes plata.
-Cuando tenes ganas y plata, no tenes tiempo.
-Cuando tenes tiempo y plata, no tenes ganas.

destouches dijo...

Realmente interesantísimo el sueño. Si apreciamos que aproximadamente la mitad de nuestra vida la pasamos durmiendo y que, en condiciones normales, eso significa soñando, podemos tomar conciencia de las sorpresas que todavía nos puede ofrecer esa faceta de nuestra vida psíquica. Por supuesto, la interpretación de los sueños es una disciplina antiquísima que no se reduce a su actual versión psicoanalítica.

Mensajero dijo...

Qué sueño maravilloso.
Hasta Coleridge se lo hubiese envidiado.
Tal vez, como proponía JLB, su sueño forme parate de una nueva forma, que desde lo onírico, va desembarcando en el mundo: un palacio, un poema, su santuario.
Exquisito texto.
Saludos.

Occam dijo...

Gammexane: Créame que no sé cuál es (si hay) el presagio. He tenido sueños "turísticos", en los que me encontraba caminando por otra ciudad, con detalles muy precisos y desconocidos para mí (aunque la memoria es un instrumento muy traicionero, y trabaja modelando con imágenes que aun pudieron pasar desapercibidas a la conciencia en su percepción original... lo que se dice, penetración subliminal). Lo cierto es que, si bien en algunos casos uno puede especular con vidas pasadas, la verdad es que, aun pese a la intemporalidad de algunas ciudades antiguas europeas visitadas, hay siempre rasgos de paralelismo, de actualidad, antes que de sucesión en el tiempo. Si seguimos en esa línea, parece más un viaje astral, o el vagabundeo de lo que los antiguos (griegos y egipcios sobre todo) llamaban el "genio", o el "doble", o el "deimon".

Un cordial saludo.

Occam dijo...

Gammexane: Respecto de su segundo comentario, hay que considerar que, además de las ganas, el dinero y el tiempo de cada uno, hay hoy día que contar con las ganas, las consideraciones sobre el dinero y el tiempo administrativo y/o judicial (en caso de amparo) que tenga el Estado para concederle a uno: a) El pasaporte, que vamos a ver por cuánto tiempo se otorga "sin condicionamientos"; b) la autorización para comprar divisa extranjera, con base en parámetros hasta ahora más que arbitrarios, y reñidos con las libertades consagradas constitucionalmente (arts. 14 y 28 CN).

Occam dijo...

Destouches: Todas las sabidurías tradicionales sostenían la existencia antiquísima de una raza superior, que podía comunicarse directamente con los dioses y que no tenía que yugar para satisfacer sus necesidades. A esa etapa se la ubicó en la Edad de Oro, y curiosamente, se la considera la primera fase de la humanidad (en la consideración no-histórica de las sociedades tradicionales), como si la humanidad no contara para su definición con los atributos actuales -propios de la Edad del Hierro, según la misma concepción-. Bueno lo cierto es que esos seres primordiales y primeros, venidos del polo boreal según los griegos, se retiraron del mundo. Lo mismo puede verse en los mitos celtas de los Tuatha-de-danann y su regreso a Avalon, por ejemplo. Para esas sabidurías, entonces, nuestro creciente materialismo, es decir, la creciente corporización (dependencia de lo corpóreo, de lo material, de lo concreto y pesado, del plomo alquímico), la preeminencia hegemónica del elemento "Tierra" en nuestra composición integral, nos ha hecho perder la capacidad de percibir y de comunicarnos con todo aquello que no corresponda a nuestra estricta naturaleza material y corpórea.
Salvo, y aquí la razón de semejante introducción, a través de los sueños, por lo menos, según Hesíodo, que sabía que en ellos aún se abría (de vez en cuando, bajo determinadas condiciones y con algún entrenamiento) la puerta de comunicación con aquellos que son-más-allá-del-cuerpo.
En fin, sabidurías que, si bien perturbadoramente coincidentes desde México a la China, pasando por los celtas, los griegos, los egipcios, los persas o los indios, pertenecen al pasado... Aunque claro está, hay quienes sostienen que tradición-modernidad son términos (cosmovisiones) que coexisten y han coexistido desde siempre, y que hoy día, desde hace 3 ó 4 siglos, lo que ha ocurrido es que se han desequilibrado, produciendo las consabidas desmesuras, masacres e ingenierías sociales, como en el caso opuesto, tal vez hubieran determinado un anquilosamiento pétreo, quién sabe...

Un cordial saludo.

Occam dijo...

Mensajero: Esa intuición borgeana que usted tan sabiamente trae a cuento, es realmente seductora. Muchísimas gracias por su comentario, y mi más cordial saludo.

@PaloMedrano dijo...

Muy interesante la historia de ambas Genovevas, y el origen onírico de su interés por ellas.

Ahora bien: no conocer París es realmente imperdonable. Como bien se pregunta el personaje de Owen Wilson en "Medianoche en París": "¿Como es posible que existiendo un lugar como París, haya gente que elige vivir en otros sitios?"

Gabi dijo...

Occam, no me diga que ud. sueña arquitectura.
Soñar espacios o construir espacios para los sueños es lo más abstracto que se puede soñar. Y concreto al mismo tiempo porque hospeda lo que sucede en el sueño. Para la interpretación se requiere un trabajo interdisciplinario.

¿Planta trapezoidal con entrada por el lado corto? No puedo recordar ninguna en éste momento, ni es un recurso muy utilizado. La perspectiva queda invertida, por lo que la distancia entre la entrada y el fondo se percibe como menor. El efecto óptico resultante sería que la imagen de la santa se acerca.

Si piensan armar un grupo para Australia no dejen de avisarme que es uno de mis destinos soñados. Podría ser también Islandia. Lugares con civilización del primer mundo, naturaleza virgen y áspera y poca gente, qué más se puede pedir?

Almafuerte dijo...

El comentario anterior es mío, con otra cuenta. Ups.

Anónimo dijo...

Off topic:

Los europeos soñaron con el sacro imperio romano durante siglos.

Ahora, que tienen algo parecido a eso, vuelta la burra al grano, con cada nacioncita ridícula contando la copas que las demas se tomaron en la fiesta.

Chofer fantasma

Leandro dijo...

Estimado Occam, debo confesarle que esas visitas diarias, insistentes, esperanzadas que registra su contador web, soy yo buscando su nuevo post.

Sólo espero que no haya renunciado a soñar.

Saludos cordiales.

PS: Almafuerte, no se Ud. pero yo pude conseguir, desde Octubre hasta ahora, catorce dólares. Si quiere algo parecido a lo que propone, podemos armar algo con los lectores para que se vengan a conocer mi lugar en el mundo, somewhere en Entre Ríos: poca civilización virgen, gente áspera y naturaleza del primer mundo.

Tiene esa simple rudeza que las megalópolis locales perdieron al afrancesarse y la inocencia que las mismas perdieron al latinoamericanizarse, así que si quieren volver a las fuentes, queda hecha la invitación.

Almafuerte dijo...

Gracias por el convite, Leandro. Habrá que conocer ese lugar, aunque los requisitos están invertidos el párrafo final me lo vendió.