martes, 6 de julio de 2010

Anónimos


Evidentemente, en un entramado político huérfano de doctrina, de plan y de estilo, carente de un liderazgo basado en el carisma o en la superioridad y la idoneidad, y sin capacidad de consolidarse con base en la eficacia real de su gobierno sobre la gente (muy por el contrario, aplicando una presión impositiva inaudita, propia de país escandinavo, con servicios a cambio propios de país subsahariano, el crecimiento de las mafias y de la droga, las muertes y violaciones de cada día, la impunidad y las puertas giratorias de las comisarías, la inflación creando pobres todo el tiempo –y lo peor, pobres aunque trabajen, y con jornadas cada vez más largas, y con mayor precarización-, la distancia cada vez mayor de la dirigencia con el pueblo, la privatización de la asistencia en organizaciones paraestatales violentas y coercitivas con el necesitado, etc.)…

…En un entramado político que en definitiva es un hato de oportunistas con una sola aspiración: la creación de una oligarquía de reemplazo, a la latinoamericana bananera, conformada por las bandas de advenedizos que, prestos a servir a cualquier bandera y aprenderse todas las marchitas si es necesario, necesitan acumular ingentes fortunas, quedarse con los bienes del Estado, sumar hectáreas de tierras fértiles en medio de la pampa húmeda o frente a turísticos glaciares, a precio de quiebra, para consolidar un poder económico que les permita, en un futuro cercano, eludir las naturales consecuencias jurídico-penales y de tal forma, establecerse como nuevo factor de poder estable, sustentado en la ley del billete…

…En un entramado político así, la banda de advenedizos no necesita de militancia sino de empleados. No existe en el horizonte siquiera la posibilidad remota de concebir que la actual auto-denominada militancia tenga en un futuro en el llano, en el desierto del aguante y la carencia de la ambrosía de la Caja, algún tipo de permanencia, porque no hay una sola idea superior que la convoque, ningún alto objetivo. La mezquindad y cortedad de miras de los jefes políticos se derrama a toda la estructura, y entonces tenemos toda una estructura motivada exclusivamente por el billete.

Una receta así, que sustituye la política como arte de movilización y de trascendencia colectivas, por la economía clientelar, debe ser acompañada de un adecuado y aceitado sistema de recaudación espuria paralela…

…Paralela como la vergonzosa maquinaria de negocios personales entre autoridades de Argentina y de Venezuela, triangulados muchas veces también con Ecuador y con Panamá, confundiendo siempre (toda una característica) lo público con lo privado, los intereses del Estado con los de unos cuantos funcionarios que por casualidad han venido a usurparlo, y que por supuesto, de la confusión, terminan ganando parasitariamente los recursos de la comunidad. Porque el Estado es un difuso indefenso, que eso sí, produce mucha guita por el aporte de todos los habitantes, mientras que los privados que de él se aprovechan son individuales y concretos, y se hacen de los medios para su propia defensa el día en que la cuerda del poder se les termine.

Y el sistema de recaudación paralela se sostiene sobre la mayor incapacidad personal de los recaudadores. La incapacidad siquiera para atisbar las barbaridades que sus jefes políticos les ordenan llevar a cabo. Lo insensato que es viajar con valijas rebosantes de plata, y chapear con un carnet de subsecretario de Estado en los aeropuertos. Lo insensato que es sentarse en la silla de la máxima autoridad estatal con gravitación sobre una determinada actividad sectorial extremadamente compleja sin haber terminado la secundaria, apremiados por el único objetivo de “pagarse la silla”. Lo insensato que resulta confiar simplemente en los pactos de silencio con la prensa para construirse palacios de millones de dólares, comprar estancias, yates, aviones privados, playas en Brasil, hoteles de lujo o lo que sea, tornando la exigencia constitucional de la “austeridad en los actos de gobierno” en una suerte de charada sumamente jocosa.

En fin, un entramado político donde la militancia se sustituye por mercenarios rentados, donde cada “adherente” debe tener un carguito, y donde el dinero de la gente guarda un exclusivo carácter instrumental a favor de los intereses particulares de los oportunistas y advenedizos de la banda política de turno, donde asimismo se premia al inepto porque es el que menos pregunta y menos cuestiona, y el que más temerario resulta para cumplir con el dirty work encargado…

…Un entramado político así, no puede menos que reclutar para sus más diversas tareas a tipos muy básicos y vulgares, y la militancia no puede ser otra cosa que un trabajo rutinario y burocrático, tan metódico como mediocre. Si las figuras rutilantes del entramado son personas con una carencia intelectual y espiritual tan manifiesta, uno puede rápidamente colegir el deterioro progresivo, hasta la decrepitud conceptual y moral, que se da en los escalafones inferiores de esa organización.


Avisos Ofrecidos: Mercenario francotirador de teclado se prostituye a cambio de empleo público.


Hace un tiempo se le ha ocurrido al entramado, a la banda, que el gramscismo de entrecasa que aplica en cada discurso, en cada acto público (aún, o sobre todo, aquéllos que le pertenecen al pueblo argentino todo, y no a una facción sesgada y odiadora), en cada publicidad televisiva soviéticamente impuesta por el monopolio de las emisiones de fútbol, en cada programejo impune que sostiene con los impuestos de los argentinos… que ese gramscismo de entrecasa puede –y merece- ser aplicado también como mordaza a la libertad de expresión que naturalmente provee la Internet por su propia concepción comunicacional.

Bien querría la banda, aplicando las antiguas prácticas del castrismo, someternos a todos a un retraso tecnológico y a un control de acceso que impidiera que usáramos la Internet. Pero para ello llegó tarde.

Igualmente, haciendo uso de su granado pragmatismo para la intrascendencia, debe haber hecho de la imposibilidad una posibilidad, y entendido entonces que el nuevo curro podía ser una forma de tener a los militantes-empleados entretenidos, contenidos, incluso, hacerlos sentir medianamente útiles. Porque ser empleado público no basta, en un desgobierno donde la inamovilidad y la ineficacia son banderas.

Cuando todo asunto público queda sometido a la regla del lobby y del interés pecuniario, del control de las ventanillas, de la centralización de las decisiones económicamente claves para el sistema recaudatorio paralelo, y los expedientes se apilan por metros en una oficina clave saturada, los centenares y centenares de empleados adscriptos a cada oficina o repartición secundarias comienzan a vagar como zombies por pasillos lustrados y vacíos, de la máquina de café a la zona de fumar, de ahí al baño, y luego a la cantina. O directamente vienen los días pares, o los impares, o los miércoles a la tardecita a saludar y mostrar que siguen estando.

La “militancia” blogueril, o a través de twitter o de cualquiera de las formas de expresión tecnológicas, empieza entonces a resultar una vía encomiable de mantener a tanto zángano despierto, de darle un cometido, si bien absolutamente inconducente, pero algo que hacer al fin. Algo así como el principio keynesiano en las épocas de baja actividad laboral: cavar zanjas durante el día para taparlas por la noche… Después de todo, queda feo, aun para el más inescrupuloso, por una cuestión de forma supongo, pero también de convivencia armónica, para que no joda trajinando los pasillos o interrumpiendo los asuntos importantes, tener a tantísimo vago contratado sin tener nada que darle para hacer.

Así es como surgen los troleadores gubernamentales, que en un país del realismo mágico, incluso son reconocidos públicamente por el propio gobierno, que los auspicia y financia. Dentro de ellos, los hay de dos categorías (aunque comúnmente un mismo empleado asume alternadamente ambas facetas): los que se identifican y tienen sus blogs autocelebratorios, de altísima censura respecto de las opiniones en disidencia; y los que andan trajinando con identidades creadas ad hoc, sin perfil ni blog de respaldo, o directamente (los más), meros anónimos que adoptan algún nombre de fantasía, o ninguno, que andan por los blogs de la gente que critica al gobierno dejando comentarios muy elementales de provocación.

La forma de trolear en general se centra, o bien, en desviar la cuestión de la discusión o de la crítica –generalmente, meditada y medulosa- hacia el tema más incoherente o distante que se les ocurra, en general, polémicas vacías con alusiones sexuales o seudologías; o bien, en desacreditar con etiquetamientos peyorativos y argumentos ad personam –difícilmente, siquiera ad hominem, puesto que para eso hace falta un nivel algo mayor de inteligencia y de argumentación- a aquellos comentaristas o articulistas que dan opiniones que les resultan peligrosas.

Me pasó hace poco, y puede leerse apenas en los comentarios a mi post anterior, pero también en el último de Todos Gronchos: si a uno se le ocurre comparar el poder adquisitivo actual y el costo de la canasta básica alimentaria de estos aciagos tiempos, con las variables correspondientes a la última década del siglo pasado (comparación por lo demás casi impuesta, desde que discursivamente el actual gobierno ha lucrado y machacado casi hasta la obsesión con esa misma referencia), enseguida, sin argumentos que oponer a la realidad constatada, los troleadores atacarán de las siguientes formas:

a) Si se aludió, por ejemplo, al Índice Big Mac (que arroja que hoy por hoy alimentarse en Buenos Aires es más caro que en Nueva York, en dólares): “¿A quién se le ocurre comparar el precio de una hamburguesa? ¿Por qué no comparás el del dulce de leche en Miami?”

Falacia berreta si las hay. McDonald’s es una cadena presente a nivel global, que aplica un meticuloso sistema de franquicias, en el que se regula el empleo de exactamente los mismos productos y de idéntica calidad, no sólo en sus hamburguesas (carne, queso, pepinos, cebolla, vinagre, aderezos, pan, papas fritas) sino en todos sus procesos: confección de los uniformes, detergentes y productos de limpieza que deben utilizarse, pautas de edificación y de metros cuadrados y equipamiento de los locales, cantidad de empleados, reglas de mantenimiento, etc. Por ello es que el Índice Big Mac se aplica en forma indiscutida como un parámetro de medición del poder adquisitivo y del costo de los alimentos a escala global, y refleja cabalmente, y con aptitud comparativa, los costos de al menos una veintena de variables.

b) Y el preferido, el argumentum ad personam: “Por qué no te callás, menemista, neoliberal de la derecha, ajustate el moñito, admirador de Jorge Asís. Vos querés que vuelva Cavallo”.

Sencillamente increíble por su nivel de estupidez y esquematismo.

Casi siempre, los argumentos van variando (y también la manera de expresarlos: hay algunos que intentan escribir en castellano; otros que demuestran que la militancia rentada no exige diploma, como por cierto tampoco la Presidencia de la República), porque también varían los empleados-comentaristas de acuerdo al turno laboral. Ser troleador oficialista no implica una esclavitud, sino un trabajo rutinario, como se dijo. Así, a las 6 de la tarde uno puede venir discutiendo con un anónimo que desparrama bilis en determinado sentido, y luego del “cambio de guardia”, a las 7 se encuentra con el mismo anónimo que lo putea en chino exactamente por lo contrario.


En fin, claro está que el objetivo no reside en convencer a nadie de nada. Ni en traducir convicciones que lógicamente no se tienen. Por otra parte, el organizador de toda esta impostura es un tipo inteligente (para la picardía y la maldad, cierto, pero ése es otro tema), y sabe que si hay un segmento al que no se puede hacer cambiar de opinión es a aquél con un nivel intelectual medianamente desarrollado que ha establecido marcos de pensamiento sólidos, que lo llevan no solamente a expresarse en determinado sentido, sino a buscar empatía en el resto de las opiniones, que a lo sumo enriquecerán sus propios puntos de vista, pero en ningún caso los modificarán hacia el sentido opuesto.

Acá el lema de trabajo en la oficina es más básico: “No permitas que haya opiniones pacíficas, o unánimes, porque una opinión no cuestionada aparenta verdad”. Una suerte de “el que calla, otorga”. Eso explica esa obsesión por dejar el último comentario, por tener la última palabra. Lógicamente, los empleados rentados que se dedican a esto, y se reeplazan por turnos, tienen mayor capacidad de estar siempre on line, de opinar todo el tiempo, de generar disputas personalizadas con múltiples comentaristas en distintos sitios, mientras que sus acosados son siempre gente que, con una vocación encomiable por expresarse y dialogar, por ahondar en sus inquietudes, rasguñan minutos, y hasta horas, de sus compromisos laborales, familiares, de su sueño y de su salud, para llevar adelante una tarea poco reconocida y casi siempre ingrata, en forma gratuita y abnegada.

Yo he aprendido a rehuir de los anónimos, a restarles entidad y deshacerme de su actitud destructiva, de táctica rompedora de asambleas, tan cara a la izquierda universitaria de 40 años atrás. El generar “río revuelto”, que es ganancia de pescadores (o sea, de oportunistas externos al río).

Los anónimos están ahí sólo para eso, para evitar que se alcancen conclusiones concretas y útiles de las discusiones o de los intercambios sinceros, y para generar la ilusión de que hay también gente convencida que sostiene a un gobierno sin convicciones. Lo primero en general consigue afianzar las posiciones de los demás como conjunto, frente al hostil buscarroñas que persigue el rompimiento; lo segundo resulta completamente estéril, por la escasa calidad intelectual, la ligereza de los razonamientos, el ánimo agresivo y el desprecio a la razón, que es reemplazada por la provocación ya señalada, y que denota un talante mercenario y escéptico, muy propio de la militancia rentada.

Es así como en mi anterior post, en respuesta al primer comentario anónimo que recibí, que obviamente tachaba de “pelotudo” mi artículo, señalé:

En cuanto a tus calificaciones acerca del artículo, tienen el valor de tu anonimato. Aclaro que no acostumbro a contestar anónimos, y cuando me da la gana, los borro directamente. Pero como intuyo que tu visita es un efecto indeseado de mi promoción en otro blog, me tomo el trabajo de contestarte gentilmente.

Feliz de que el tema se haya desviado siquiera un grado del urticante asunto que convocaba (el empobrecimiento progresivo del asalariado argentino, que ya afecta directamente la capacidad de alimentarse dignamente), el anónimo replicó:

Menos mal que los que usan un nik (sic), no son anonimos (sic).
Todos firman con su nombre y DNI.
Tus apreciaciones tambien
(sic) tienen el valor de tu anonimato.

Lo que me llevó a aclarar, luego de más de tres años de coherente trayectoria en este medio, con 145 artículos bastante esforzados, e incontables comentarios en los que siempre intento explicar y razonar con fundamento, que:

Anónimo: Quien tiene nick, y a su vez respalda ese nick con una trayectoria, con una coherencia en las opiniones, con una obra que puede ser consultada y revisada por todos, tiene una personalidad, virtual sí, pero personalidad al fin. No difiere de tantos autores literarios, por ejemplo, o artistas de las más diversas ramas, que han usado un seudónimo toda su vida. En todo caso, uno analizará la obra de ese seudónimo, la criticará, valorará, disfrutará, etc. Pero la referencia es personal. El DNI no me parece la forma más certera de definir la personalidad. Menos en un país que los regala con los chupetines. En todo caso, dirá dónde naciste y la edad que tenés, cosas que me resultan poco trascendentes en el nivel de discusión perseguido.



Aclarado esto, y para cerrar, dejaré para tanto anónimo una refexión de Arthur Schopenhauer, que encontré en El arte de insultar (Alianza Editorial, Madrid, 2008, pp.52-53, trad.: Franco Volpi):

Los críticos anónimos

Un crítico anónimo es un sujeto que no quiere rendir cuentas sobre lo que dice o calla acerca de los demás y de las obras que éstos producen.

Hay que considerar de entrada al crítico anónimo como un bribón que desde el principio se propone engañarnos.

Cuando se trata de engañar, Don Anónimo personifica a Don Canalla.

(…)

A menudo sirve para tapar la mediocridad, la insignificancia y la incompetencia del que juzga. Es increíble la desfachatez de algunos sujetos y las trampas que cometen cuando se sienten amparados por el anonimato. Así como existen antídotos, sirva como antídoto universal contra la crítica contenida en todas las recensiones anónimas, sin importar si pecan por alabar lo malo o censurar lo bueno, el siguiente: “¡Bribón, danos tu nombre! Pues sólo los pícaros y los criminales se cubren el rostro o se ocultan tras una capa para asaltar a la gente decente”.

(…)

Quien escribe y polemiza anónimamente se hace eo ipso sospechoso de querer engañar al público o manchar impunemente el honor ajeno. Por eso, para mencionar al crítico anónimo, aunque sea ocasionalmente y sin ánimo de censurarlo, se deberían emplear epítetos como: “el cobarde y anónimo bribón tal o cual” o “el embozado y anónimo truhán de tal o cual revista” [aquí habría que reemplazarlo por la alusión al comentario firmado como anónimo], y así sucesivamente. Éste es el tono correcto y apropiado para referirse a tales sujetos y dejarlos sin trabajo.

39 comentarios:

Bicente Nario dijo...

“Por qué no te callás, menemista, neoliberal de la derecha, ajustate el moñito, admirador de Jorge Asís. Vos querés que vuelva Cavallo”.

Esa frase la armó usted con partes de mis dichos, a propósito de esa manera para quitarle trascendencia, nunca le dije neoliberal (suena a confesión de parte).

DON CANALLA dijo...

Quien habilita los anonimos en el blog, es ud.
Si le molesta, no los permita.
La culpa no es del chancho.
Ya empezó la caza de brujas?
Seguro que los judios están detrás de todo esto.
El fascismo se caracteriza por su método de análisis o estrategia de difusión de juzgar sistemáticamente a la gente no por su responsabilidad personal sino por la pertenencia a un grupo. Aprovecha demagógicamente los sentimientos de miedo y frustración colectiva para exacerbarlos y los desplaza contra un enemigo común (real o imaginario, interior o exterior), que actúa de chivo expiatorio, logrando la unidad y adhesión de la población.
En Florencio Varela, no tenemos Big Mac, quizá no merecemos estar en el mundo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Bicente es puta. Ya lo dice la tribuna jajajajaja lo tienen de putaaaaaa!

Occam dijo...

Anónimo canalla: Qué curiosa aplicación de la seudología y del desvío. Con un corte y pegue agregado, acerca de una cierta conceptualización de la estigmatización grupal, que no sé que corno tiene que ver (como siempre) con la cuestión tratada... Un anónimo, justamente, no forma parte de ningún grupo social, es la impersonalidad manifiesta. Lo único que se pretende es nada más que dejar en claro de dónde provienen los anónimos como el suyo. Pero justamente, un hato de mercenarios, lejos está de ser un cuerpo homogéneo o con características comunes, siquiera similares, a no ser, la pertenencia común a un empleo público parasitario y el ánimus lucrandi que sostiene toda su actividad.

Pero bueno, en un par de renglones, por tener uno el arrojo de sacarles la ficha, uno es antisemita y fascista.

¡Gracias por un ejemplo tan elocuente!

Y también, gracias por la dedicación exclusiva (en un país en que uno necesita de al menos 2 laburos para vivir). Yo estimé una hora, y alcanzaron escasos 7 minutos.

Hegeliano dijo...

Estimado Occam, comparto, pero me repito en esta ocasión con una frase que varios me encomiaron, que aplica directamente.

Toda esa fauna se enorgullece de formar parte de la "mierda oficialista", la cuestión de fondo para esta ¿gente? es cuando dejen de ser oficialistas y en 2011 vuelvan a ser solamente mierda.



Mas allá de esto encontré algo que me llama poderosamente la atencion ud lo refiere así Paralela como la vergonzosa maquinaria de negocios personales, y puntualmente lo que me llama la atencion es la cantidad y calidad de los negociados en primera persona de este gobierno, ya no recurren a los "testas" como el vilipendiado menem, ahora todo es personal, los hoteles, los terrenos, las coimas.

Esto me deja la pequeña esperanza que se equivoque en su premonición de que se conviertan como dice para establecerse como nuevo factor de poder estable, sustentado en la ley del billete… y como tales sean juzgados como lo que son, delincuentes.

Saludos y un abrazo.

Hegeliano dijo...

Leo ahora al duo pardepe de los anónimos, el otario/mcd/y? y por otro lado como don canalla, al inestimable algún peronista puntero? de Florencio Varela, el que regala asado en la villa.

Se repiten como disco rayado de 78 RPM.

Le auguro un record de comentarios amigo Occam.

RELATO DEL PRESENTE dijo...

DON CANALLA A.K.A. Algún Peronista:

"El fascismo se caracteriza por su método de análisis o estrategia de difusión de juzgar sistemáticamente a la gente no por su responsabilidad personal sino por la pertenencia a un grupo. Aprovecha demagógicamente los sentimientos de miedo y frustración colectiva para exacerbarlos y los desplaza contra un enemigo común (real o imaginario, interior o exterior), que actúa de chivo expiatorio, logrando la unidad y adhesión de la población."

Por favor, no insultes al fascismo metiendo a Kirchner en la misma bolsa.

Anónimo dijo...

Don Bicente Canalla: Tiene un Mc Donald's en Berazategui, Rotonda Gutiérrez y Calle 413. Es cerquita. Claro que seguro que por allá usted no va nunca. Es jodido salir de los ministerios de la capital de la república virtual y hundir los pies en el país real. Jajajajajaaaaa.

Claude dijo...

Me interesa el carácter esquivo del anónimo no solo como sujeto sin nombre propio sino también como sujeto inubicable, sin opiniones rastreables, que aparece solo en sitios ajenos y del cual nunca se sabe si es el mismo o es otro. También creo que por más honesto, intenso e identificable que sea, el que usa un pseudónimo —como yo y como tantos otros— usa un antifaz. Lo que no veo es por qué esto sería criticable y requeriría una defensa o una explicación. Yo mantendría mi pseudónimo incluso si escribiera cuentos infantiles, y si integrara una banda usaría una máscara además de un pseudónimo. En cuanto a los anónimos insidiosos, tengo la impresión de que su único cometido es hacer rabiar a los destinatarios de sus comentarios. Me parece más una cuestión de maneras que de argumentos.

Occam dijo...

Hegeliano: Muy cierta su premonición para la inexorable vuelta al llano (error de los soberbios, el pensar que nunca se caerán de la palmera, o que en todo caso al caerse, no se harán mierda).

En cuanto a la personalización de los enriquecimientos vertiginosos, es muy cierto, y es señal de la decadencia angustiante de nuestro sistema político-institucional (y la "corderización" del pueblo; como decía Fidel Nadal, "en la miseria no se puede pensar"). También es señal de la desidia y de la incapacidad jurídico-contable para generar cortinas de humo. En fin, para armar una estructura de "testas", hay que confiar en que el prestanombres, una vez en el llano, no te vaya a cagar. Por eso el papel protagónico que cobran secretarios privados y choferes.
Hoy día es bastante gracioso el caso del depto de medio palo verde de Libertador al 3000 que están investigando porque se presume que es de Jaime. Lo reclama una búlgara que es adiestradora de perros, que dice que compró una sociedad, que era la antigua dueña del inmueble. La sociedad del caso estaba a nombre de un vendedor ambulante de medias y un changarín de La Plata, que desconocen sus firmas en el acto de transferencia. Y la búlgara dio de domicilio para la transferencia el de un tipo al que le había adiestrado un perro 7 meses atrás.

También tiene un poco que ver con la desmesura. En un momento, cuando los negociados llevan tantos ceros, y en monedas fuertes, se pierde el sentido de la proporción, y se considera entonces razonable declarar sin ruborizarse que uno ha acrecentado en la función pública, por ejemplo, 1.000 veces su patrimonio, porque igualmente lo que se está declarando son chirolas respecto de la plata negra que se atesora.

En fin, en todo eso hay algo de coherencia: surge claramente de la experiencia del "socialismo real", en donde las Nomenklaturas oligárquicas manejan los bienes de la comunidad a su antojo, con un pueblo esclavizado y depauperado, y de las que luego surgen esos impresionantes magnates como los que conforman las mafias rusas.

En cuanto al aluvión de comentarios que me augura, espero ansiosamente que se haga efectivo. Como usted bien sabe, a mí mis jefes me pagan por comentario recibido (ojalá me pagaran por caracter escrito, ya que, como me señalara CGL, a mí me da mucho gusto escribir).

Un abrazo.

Occam dijo...

Relato: ¡Jajaja! Lo mismo dice Jorge Asís (uy, perdón): que después de las comparaciones que se hacen ligeramente con estos impresentables, habría que pedirle perdón a Mussolini de rodillas.

Un abrazo.

Occam dijo...

Claude:

Muy bueno su comentario. Coincido plenamente, creo que pensamos lo mismo al respecto. Y Voltaire, Saki o George Sand se lo agradecen también.

Un antifaz permite, en un país tan controlador como éste, donde los servicios de "inteligencia" se vuelcan para adentro, y pinchar teléfonos y mails es el deporte nacional, así como el caracterizar (y simplificar) a las personas de carne y hueso en base a tres o cuatro anécdotas o detalles animosos (que trabaja de, que vive en, que le gusta tal o cual cosa, que opina esto o aquello sobre determinado asunto, que tiene de amigo a, etc., etc.), un seudónimo es un prerrequisito casi imprescindible para ejercer la libertad de expresión sin pasar las angustias de perder el trabajo o vivir acosado por la Afip.

Asimismo, y es lo que intento sostener, un seudónimo ejercido como sinceridad y riqueza en la opinión, con trayectoria y amplitud de matices, conlleva un mayor despliegue de la personalidad que aquél que el mundo moderno (sintético, sesgado, parcializado por el utilitarismo) permite a las personas en la vida cotidiana.

Mi más cordial saludo.

23 fieras dijo...

Una vergüenza: Terminó el partido de Alemania con España (que demuestra que al "cuco imbatible" lo único que había que hacer era ponerle un mediocampo en serio y robarle la pelota, como por lo demás siempre fue la esencia de nuestro fútbol "argentino de verdad") ya hace un cuarto de hora, y sin embargo los monitos de Mr. Burns siguen sin escribir. ¿Dónde andan los anónimos? ¿Todavía por los bares del microcentro? ¿En la cantina del piso 13 del Palacio de Hacienda?

Vamos, loco a laburar.

Todos Gronchos dijo...

Zurdo derechista, facho maoísta, castro conservador del orto, EXCELENTE POST!!!

De lo mejor que he leído en mucho tiempo sobre este tema.

Forbidden Reloaded dijo...

Occam: impagable lo del gramcismo de entre casa y la cita del Schpenhauer sobre los anónimos. Muy bueno el análisis. El tema de su labor trolesca tiene como el ying yang una parte negativa, al poner los argumentos que ponen y al tener que meterselos en el orto cada vez que les contestamos no hacen mas que reafirmar su propia imbecilidad y afirmar en nosotros nuestras convicciones. Uno termina pensando que gente que piensa y hace lo que ellos piensan y hacen merecen terminar no ya fuera del gobierno, si no presos.

Esta también muy bueno el argumento para contrarrestar el pedido de los anónimos en los cuales piden que uno ponga el DNI, CUIT y grupo sanguíneo. Uno tiene un blog y a lo largo de los años se sabe como piensa y no puede ontradecirse sin decir me equivoqué, cosa que los anónimos jamás dicen. De hecho aun espero que bicentenardo me explique el temita de la barrick gold.

Bicente Nardo: parece que un anónimo te la mandó a guardar, veo que te encanta que te rompan el ojete.

Claude: a mi no me hacen rabiar los anónimos, es mas me divierte cuando se las mando a guardar.

depre forever dijo...

Excelente Occam, muy detallado y acertado el informe, tanto sobre la filosofía de gobierno como sobre los trolls oficialistas.

No hay que olvidar que los más experimentados surfeadores de la red, siempre aconsejan que el mejor método es el ignorar el accionar de los trolls.

Bugman dijo...

Esta clase de personajes que usted describe en forma tan impiadosa como certera, carecen en general de una característica que, casi invariablemente, está relacionada con la inteligencia, y es el sentido del humor.
Nunca se relajan, nunca aprecian una estocada elegante e ingeniosa, contestan a una humorada con una descalificación, porque su estrechez mental considera que intercambiar chanzas es confraternizar con quien le han señalado que es el enemigo.
El humor los descoloca, los confunde, reaccionan con solemnidad y sobreactuando, tal vez porque la poca profundidad de sus pretendidas convicciones requiere ser compensada de alguna forma.

Bicente Nario dijo...

Occam la creación de su realidad paralela coincide con la conducta de ser la copia la berreta de Asís, y encima este último adolece de una erudición engañosa producto de citas de lugares comunes de escritores clásicos.

Le informo que tengo costumbre de comentar en blogs del antikirchnerismo bobo, en los blog que opinan como yo me abstengo porque me aburre.
Sigo a Todos Gronchos y a Relato del Presente y por casualidad caí en su blog por una discusión, podrá entender que no peino sitios buscando la nada, mis ocupaciones me impiden muchas veces tener tiempo para hacerlo.

En su realidad ficticia ve equipos de personas comentando por un pago???? no pueden comprender que un espíritu militante nos movilice, no necesito al gobierno para vivir, puede cambiar hoy mismo y no me afectaría.

Si fuera tan inteligente como pretende se daría cuenta que soy de clase media, y mal que les pese hay muchos que piensan como yo.

Cuando habla de pinchar teléfonos y espiar cuñados me imagino que habla de Macri no?

Además podrá ver que nunca utilizo ni "gorila" "facho" "neoliberal" por ende es falaz la construcción que pretende hacer de mi relato.

El contructivismo ayuda a entender la creación de su realidad.

PD: De tanto ver falencias en los que opinan como yo, dejan que a su lado pasen comentando los corifeos del discurso único como amanuenses idiotas de intereses que no ven, solo aceptados por la coincidencia con el fin, el antikirchnerismo.

En favoritos tengo a Ramble Tamble, el blog del ingeniero, RDP, TD, y corral de los lobos no ando peinando, salga de la vitrina apolillada.

Hegeliano dijo...

La biblia y el calefón, macri con heidegger, martinez de hoz y ricky fort.

Sumemosle la confesión de que son un grupo movilizado y las proyecciones de sus propias falencias y como decía mi abuela cartón lleno.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Comentario suprimido dijo...

Parece que los únicos anónimos permitidos, son los maleducados.

goolian dijo...

Buenas noches Occam.
Me parece que la discusión del post anterior, el de las variables económicas, con Bicente Nario no lo define como troll. Creo que se intentó un diálogo a partir de afirmaciones económicas, equivocadas o no. En el fondo debiera haber prevalecido una línea de interpretación por sobre la rápida argumentación de "ellos" y "nosotros".
He participado y sido objeto de agresión en en intercambios mucho más duros y desubicados, incluso con habitués de su blog, no con usted; y puedo asegurar que la blogosfera se puede poner mucho más violenta.
Con respecto al tema de los bloggers K; si bien existen creo que son absolutamente minoritarios. Y me parece que si el gobierno destina aunque sea un céntimo para subvencionarlos, está operando como un completo imbécil.
Creo también que existe un grado gigantesco de paranoia en los blogs anti K y que cualquier divergencia ideológica lo pone a uno en el lugar de ex monto gramsciano erpiano a sueldo de las mafias y runflas gobernantes.
Como también pasa con los empleados públicos. Yo mismo soy empleado público y me pagan los Kirchner como antes me pagó De la Rúa y antes incluso Menem. Y si bien estuve mas de veinte años en el ambito privado, no encuentro diferencias en mi accionar en el ambito publico. Se labura y mucho. Por lo menos es mi experiencia.
Volviendo al tema, y perdón por mi glosolalia, creo que existe poco roce en la blogosfera, se tiende rápidamente al insulto, y he leido algunos aqui; y se tiende a no debatir.
Como para debatir un poco retomando el tema económico, si bien es cierto que los números son cada vez peores; es todo problema del actual gobierno ? No tenemos un gigantesco efecto arrastre de viene de por lo menos los años 60?

Anónimo dijo...

KIRCHNER FINAL COUNTDOWN

520 DIAS

No parece que Bicente Nabo no tenga tiempo como parta recorrer la blogósfera, si rolleamos los blogs que no le gustan se verá que a toda hora está respondiendo en forma simultánea en diferentes páginas.

Occam, ahora Ud le agregó un laburo más, otra página, hay que pedir aumento Nabo.

Los blogs kakistas tienen la ventaja de ser uniformes, debido a que habitualmente, en casi todos, BORRAN TODO lo que no les gusta, así de democráticos y tolerantes son.

Occam dijo...

Mr. Groncho: Muchas gracias por su elogioso comentario. Todo un honor para mí, proviniendo de una de las mentes más perspicaces sobre la materia -y uno de los que más ha sufrido el fenómeno, por cierto-.

Un abrazo niponazifalanjotroskoguevarista.

Occam dijo...

Forbbiden: Muchas gracias también por su comentario, viniendo de un especialista en el manejo de las situaciones de provocación abordadas. Siempre el humor es el mejor remedio para la infatuación.

Abrazo.

Occam dijo...

Depre: Muy cierto. Uno escribe sobre el desprecio al medio ambiente y la depredación de los bosques nativos, y al rato, si les sigue la corriente a esos pícaros trolls, termina por explicar el planteo táctico de Vicente del Bosque con cinco volantes contra Alemania, o enfrascado en disquisiciones sobre lo crispada que es Carrió o lo pecho frío que es Lavagna.

Yo por esta vez hice lo contrario de tan inteligente consejo. Es decir, en lugar de ignorarlos olímpicamente (antes saltaba la lectura de cualquier comentario con título "en negro", pero me di cuenta que en ese proceso por ahí me perdía las valiosas opiniones de gente como Hyspasia, que por suerte ahora se registró), se me ocurrió tomarlos como disparador de las reflexiones que componen este post. O sea que, por una vez, tantas maniobras elusivas al planteo o distorsionadoras de las discusiones, han terminado por ser las protagonistas de un artículo de esos que tanto les incomodan a los empleados públicos francotiradores.

Mi cordial saludo, y gracias por su comentario.

Occam dijo...

Bugman: Su comentario merece ser agregado como necesaria postdata del artículo, ya que es absolutamente certero y especialmente gráfico. Recuerdo al respecto un pequeño cruce en RDP, muy reciente, en donde quedó patente esa carencia de humor y esa estrechez que, de tan perseverante, se vuelve ridícula.

Mi más cordial saludo.

Occam dijo...

"Comentario suprimido":

Me obliga a repetir lo que ya dije dos veces: Aclaro que no acostumbro a contestar anónimos, y cuando me da la gana, los borro directamente.

O sea, que cuando me da la gana, es cuando me da la gana. En lugar de aplicar un filtro previo, como me dijo usted o su compañero del turno anterior autoasumiéndose como "Don Canalla", prefiero leer las boludeces que ponen, e imaginarme la tirria que les agarra cuando, simplemente, los borro. ¿Divertido, no?

En fin, cada uno practica el amor por las palabras y los argumentos como mejor le parece.

Saludos.

CGL dijo...

Este país esta lleno de hipocritas...

Y mas allá de su perfecta descripción del pseudomilitante anónimo, adhiero al aporte de Bugman...

Imposible q se aflojen... Todo lo contestan, como si tuviesen el culo fruncido...

Occam dijo...

Goolian: Créame que cuando escribía sobre los anónimos y su insustancia pensaba en usted, como ejemplo de lo contrario: del disenso más fundamentado y respetuoso, que creo es una nota que ha caracterizado nuestro intercambio desde hace tiempo.

En cuanto a la violencia verbal de la blogósfera, creo que tengo ya bastante duro el lomo como para escandalizarme con ello. Tan sólo he tomado la cuestión como un motivador de las reflexiones volcadas. En realidad, como Maradona en el 2 a 0 contra los ingleses, que arrancó gambeteando buscando la oportunidad de pasársela a Valdano, empecé a escribir buscando el momento propicio para darle el pase a Schopenhauer, del que unos días atrás había leído las ideas transcriptas y otras tantas ríspidas o graciosas.
Sin pretender compararme con el crack, todo lo escrito fue el producto de un agradable discurrir, de un proceso de ilación que pretendí quedara reflejado con la utilización del recurso de los tres puntos cerrando y abriendo párrafos.

Sobre el anónimo que a veces usa el apodo del caso, solamente lo tomé en términos ejemplificativos, ya que adopta innumerables facetas. Al principio era más respetuoso, y hacía como si le interesara lo que uno escribía, luego empezó con las chicanas, pero como usted bien advierte, nada relevante. Ocurre que paralelamente me cruza en otro blog, y me aplica ligeramente, para desacreditarme frente a otros comentaristas, las calificaciones tan burdas y elementales, tan tipo "carpeta SIDE de seguimiento del causante", que entiende son una sagaz inferencia de cualquier tema que uno aborda.

Respecto de la observación acerca de una tendencia declinante general, no puedo más que coincidir, ya que sustancialmente, de 1960 a la actualidad, Argentina ha disminuido su PBI real per cápita, y de tal forma, se demuestra en marcado retroceso respecto de nuestros vecinos Chile y Brasil. Si el crecimiento del PBI acumulado entre 1950 y 2009 fue del 58,54%, la población se incrementó de 17 a 41 millones, es decir, un 141% más. De hecho, el repunte del período 2004-2007 resultó tan sólo una recuperación parcial, aún insuficiente, del PBI per cápita previo a la crisis (en dólares constantes, en 2009 el PBI per cápita aún es un marcadamente inferior al inmediato anterior a la crisis en 2001).

Mis cordiales saludos.

Occam dijo...

CGL: Coincidimos en cuanto a la apreciación del comentario de Bugman. Por lo demás, muchas gracias por el suyo propio también.

Mi cordial saludo.

goolian dijo...

gracias Occam, espero sigamos disintiendo con respeto y aprendizaje mutuo.
Todo esto me motivó a buscar la palabra Troll y para mi asombro, su etimología no tiene nada que ver con la mitología escandinava. Mi borgismo galopante me susurraba al oído la segunda parte de la Edda Menor de Snorri Sturluson, tal vez el fundador de la novela.
En ese segmento del poema, un troll femenino canta "Me llaman troll,roedora de la Luna,
gigante de los vendavales,
maldición de las lluvias,
compañera de la Sibila,
arpía nocturna errante,
tragona del pan celestial.
¿Qué es si no un trol?"
La etimología real viene de la pesca, troll en inglés es pescar al curricán y se usa como apócope de trolling for suckers (pescar a los boludos).

Como bien me corroboró mi intuitiva e ignorante apreciación, si el declive económico del país empezó en los 60', la culpa no la tiene ni el proceso, ni Alfonsín, ni Menem, ni De la Rúa, ni Kirchner.
Lo que no quita que no hayan hecho nada para revertirlo o incluso empeorarlo.
Pero el origen cuál fue ? Onganía ?
O el estado de bienestar del primer gobierno peronista pudo conservarse hasta Illia y apartir de ahí nunca se pudo lograr un crecimiento equivalente ?
Es el primer gobierno de Perón lo mejor que nos deparó como sociedad en todo el siglo pasado ?
Pregunto desde un antiperonismo rabioso pero respetuoso.
saludos

Mensajero dijo...

LLego tarde a la fiesta.
Usar letrita negra en lugar de azul brinda impunidad.
Pero a la vez impide obtener otra entidad que la de una puteada que llega de lo profundo de una tribuna.
Para participar de un duelo nobleza obliga a estar en igualdad de condiciones.
No veo nada de facho en ignorar o borrar anónimos.
¿Por qué el jugador habría de interrumpir el partido para dirigirse a un invisible oculto en la popular?
No obstante se pueden mantener largas discusiones con Letritas Negras si se respetan los códigos.
Pero este proceso puede interrumpirse o complicarse facilmente si alguien decide falsear el nick (esto ocurre muy a menudo, contratrollismo digamos).
Asumir un Nick azul es también hacerse responsable de lo dicho.
Por supuesto que una misma persona puede multiplicarse con facilidad, o un grupo de personas pueden turnarse para usar el mismo nombre
Es un trámite sencillo. Es más honesto. Es poner en juego el propio handicap.

Comentario suprimido dijo...

Estoy de acuerdo Occam, y su coherencia es indudable.
Una personalidad "virtual", solo tiene argumentos virtuales, que se ajustan a su realidad.

Comentario suprimido dijo...

Me gusta tener la última palabra. Para eso estoy, siempre al pie del teclado, no sea cosa que después me reten.

Destouches dijo...

Impecable post. Mucho para coincidir y demasiado poco para agregar. Se trata simplemente de otra patología social del kirchnerismo.

Coincido con usted y con goolian en que el plano inclinado para Argentina comenzó en la década de 1960.

Occam dijo...

Mensajero: Creo que después de tanto tiempo y de tan buenos intercambios, usted y yo nos conocemos lo suficiente, y sin embargo, nunca nos hemos visto las caras. Creo que las personalidades, cuando se sostienen en cualquier identidad, es decir, cuando persisten y son identificables, siempre afloran sincera y ampliamente.

Mi más cordial saludo.

Occam dijo...

Destouches: Muchas gracias por su comentario, que señala un esperado regreso.